Un proyecto de seguridad informática tiene como fin proteger los sistemas que ya se encuentran en funcionamiento. Si bien puede parecer costoso implementarlo, debe tenerse en cuenta el valor de los sistemas y la información que van a ser protegidos.

En los últimos años, fue creciente la preocupación dentro de las empresas de TI por protegerse de ataques provenientes de Internet. Estos ataques pueden causar pérdida de información, destrucción de equipos o robos de dinero. Sea cual sea el tipo de ataque recibido, la empresa sufre un costo económico que, en algunas ocasiones, puede causar el cierre del negocio.

Al mismo tiempo que las compañias que ofrecen servicios de tecnologías de información incorporan medidas de seguridad, los atacantes cibernaúticos encuentran la manera de evadirlas. Esto representa un problema, ya que al violar una medida de seguridad, un hacker ilegal puede extender su ataque a toda la red y robar información importante.